(Cantos y piezas instrumentales para violín, vihuela de arco, moraharpa y voz)

“Corde amare” es una expresión latina, que puede traducirse como “amar de corazón”, pienso que ese “amar de corazón”, resume perfectamente, este disco que nos presenta Marisa Martínez Esparza.
Es un trabajo musical, concebido, preparado, interpretado y grabado desde el amor más profundo, a la música y al sentimiento religioso; buscando en las fuentes las composiciones más sublimes y espirituales, sumergiéndose en los archivos de los monasterios y grabando en Iglesias y Ermitas donde poder llenarse de esa espiritualidad.

Por ello, os cuento una anécdota: hace unos meses en unos conciertos de preparación para este disco, en una presentación improvisada para explicar al público asistente el título latino de algunas piezas, surgió espontáneamente la idea de la similitud fonética de las palabras latinas chordis (cuerda de instrumento musical) y cordis (corazón).

Laudate Deo in chordis, Laudate Deo in cordis, es una maravillosa unión de sonidos y sentimientos, de las notas musicales que producen sus instrumentos y el deseo interior de su intérprete por ofrecerlas a su público.

Esa es la intención de este disco que Marisa Martinez nos ofrece, con una selección de piezas bellísimas musicalmente, pero también cargadas de profundas emociones, que van de su corazón a las manos que tañen las cuerdas de sus instrumentos; así lo vive Marisa en su interpretación y preparación, recorriendo lugares vinculados a las piezas elegidas, Hildegard Von Binden, o del Llibre Vermell, y visitando lugares marianos como las ermitas donde se han grabado los vídeos, (Ermita templaria de Sta. María de la Vega, en Torre de Juan Abad, y la Iglesia de la Asunción de Robledo de Chabela); y así, en sentido inverso, lo percibimos nosotros al escucharlas, desde las cuerdas de sus instrumentos penetran hasta nuestros corazones.

Este disco sale de un profundo “amar de corazón” (corde amare) la música, de una profunda pasión por estos instrumentos de cuerda “chordis amare” y de un deseo de compartirla con los apasionados de la buena música, que sabe llegar hasta nuestro “corazón.

Que disfruten esta unión de cordis y chordis.

Urbano Patón,
Director del Ciclo Internacional de Conciertos de Torre de Juan Abad

About the author